Blogia
Mi cordón sanitario

Morir en la calle

La víspera de Nochebuena falleció en Madrid, en un soportal de la calle Rafael de Riego, una mujer llamada María Dolores cuyos apellidos se omiten quizás para no incrementar el dolor familiar…

  

Cuentan quienes la conocían que María Dolores tenía 41 años y que vivía (sobrevivía) desde hacía tres en las calles de nuestra ciudad, más preocupada por conseguir cada mañana aquello que consumiera (tabaco, alcohol, heroína…) que de otra cosa.

  

Es vergonzoso que en 2007, en la capital de España y sin que hipotéticos Servicios Sociales de cualquier administración (Local, Regional, Estatal) supuestamente competente hayan sido capaces de evitarlo, pueda nadie morirse en la calle… En la puta calle. 

3 comentarios

Franesco -

Claro que quienes la vieron así deberían haber hecho algo, pero eso casi nunca sucede, y precisamente por ello son necesarios los Servicios Sociales: para evitar que la supervivencia de algunos dependa de la voluntad de otros... Y es que hablamos de Justicia, no de Caridad.

En todo caso, respeto tu opinión.

Rosa -

Sin embargo yo creo que eso de echarle la culpa a los servicios púbLicos o institucuines es una forma de lavarse las manos como Pilatos ¿Cuántos ciudadanos le echaron una mano a esta mujer cuando la vieron necesitada?¡ Vamos, todos los que la vieron en esas condiciones y no actuaron son culpableS SIN REMEDIO, en PRIMER GRADO!

APENADO -

Desde luego, menuda sociedad en la que vivimos. Es algo digno de las novelas de Dickens...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres